La vida no es esperar a que pase la tormenta, es aprender
a bailar bajo la lluvia...


lunes, 17 de septiembre de 2012

SAQUITOS DE LAVANDA... CON OLOR A PUEBLO
 
Agosto se acabó y con él las vacaciones y lo que ello conlleva... Los últimos días nos levantamos temprano para recoger lavanda en las cuestas de Medina... nos costó encontrarla porque había tan poquita este año...

La lavanda tiene ese olor tan característico, que nada más llegarme , me  traslada a esos lugares que tan bien guardados tengo en la memoria. Me faltan las personas con las que tantos momentos compartí en la niñez... pero las casas ahí siguen, unas mejores que otras...os presento el barrio de Villamar...


El molino, la casa de Metri y Begoña...


La casa de Luz... Bea, se está cayendo, qué pena!!!


En la era, donde jugabamos con las cajas de lechugas, nos han hecho un chalet... !!!

 El Olvido, el bar donde comprábamos cacahuetes y almendras...

 
El miro, el ultramarinos donde nos mandaban las abuelas a hacer recados...
 
 
Debajo del puente pasábamos al huerto, pero ahora falta el carro que tan dificil nos hacía el camino...


La calle Villamar, la mitad de ella apuntalada...


 Camino del pozo de la peña...


Por aquí tenía que pasar el río, pero este año ha sido extremadadente seco... y crecen hermosos ramos de amapolas entre las piedras...


Parece increible esta imagen... ojalá el año que viene llueva al menos lo suficiente como para no ver tanta desolación...parece un desierto, en vez de un rio!


En esta parte del río, aprendimos Bea y yo a nadar con la técnica de compartir manguito, no nos ahogamos de milagro...
 
La casa de mi abuela, le han quitado todo el encanto que tenía, su esencia, las florecitas entre las piedras del camino, la tejabana... no es ni sombra de la que era. Si la vieran el señor Agustín y la señora Isabel...
 
 
Y con toda la lavanda recogida... he hecho unos saquitos olorosos, que en esta ocasión han sido para una mujer estupenda de mi barrio y sus hijas...
 

Una mujer que tiene alzehimer, pero con la que es tan fácil trabajar!..., en ocasiones le fallan las palabras, pero nunca se olvida decir: " gracias " y " por favor", es de estas mujeres de las que todo el barrio habla bien y te mandan besos aunque no se acuerde de quien se los envia...
 
Una mujer que en su momento debió ser la bomba... de esas luchadoras, divertidas, arregladitas... casi todos los días me decía que porqué no me pintaba los labios... y tenía yo un pantalón que la desconcertaba, no sabía qué adjetivo ponerle, hasta que al final,  el último día sentenció con que era horroroso... y se quedó tan ancha... , desde luego no le faltaba razón!!!
 
Bueno, confío en que les haya gustado el regalo y  sobre todo, que el verano que viene, vuelva a tener la suerte de estar con ella!!!
 
 


14 comentarios:

  1. Maribi, Qué recuerdos tan lindos tienes de aquella época!!!. Todo se va transformando, es una pena que algunas de las casas ya no sean lo que eran.... pero en tu memoria perdurarán...
    Los regalitos te quedaron divinos y deben tener un olor genial. Un besote mi niña

    ResponderEliminar
  2. Muy bonitos los saquitos de lavanda!!!! preciosas las fotos del pueblo y los paisajes, besos

    ResponderEliminar
  3. Maribí, me pasa como a ti, los olores me acercan a mi niñez, pero a veces echo tanto de menos a la gente, sobre todo a mis abuelos, que duele.
    Me has tocado la fibra, porque mi abuelo tenía Alzheimer, hoy sería su cumpleaños, justo tres días después del mío, solíamos celebrarlo juntos.
    Lo siento, no puedo seguir, pensando en él ¡le echo tanto de menos!
    Un beso muy grande
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Preciosas fotos del pueblo y los parajes que lo rodean. Los saquitos son una monada, me encanta el olor a lavanda!
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Te quedaron preciosos los saquitos y oleran de lujo.
    Las fotos, una maravilla.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  6. Que recuerdos nos trae el pueblo donde hemos pasado los veranos desde niños! No sabes como te entiendo.
    Los saquitos son preciosos, estoy segurísima que las destinatarias están encantadas.
    Yo también tengo lavanda que me recogió mi padre este verano, a ver si me animo a hacer unos saquitos, aunque seguro no me quedan tan bonitos como los tuyos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Este camino y paseo me ha recordaddo tantas cosas pasadas....
    los saquitos son una delicia!!


    besos y feliz día
    ^^

    ResponderEliminar
  8. me ha encantado volver a recordar contigo los maravillosos veranos que pasamos en villamar...., que de momentos..., con tu abuela jugando a las cartas..., con la mia que nos llevaba a todos al río...
    besitos.

    ResponderEliminar
  9. Cómo cambian las cosas!... Yo también me acuerdo mucho de un pueblito de Navarra al que iba de pequeña...¡que momentos tan felices!. Esas bolsitas te han quedado preciosas.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Maribí! Veo que no soy la única nostálgica que hay por aquí, da penita ver que el tiempo pasa y que no podemos recuperar aquéllos instantes tan felices, en los que vivíamos para descubrir y comer a bocados el mundo! Algunas cosas ya no están igual...ni por fuera.
    Este verano ha sido un verano melancólico, me ha pasado lo mismo cuando veía y recordaba en un algún rincón de mi pueblo. Pero no podemos quedarnos con lo que ya no será, tenemos que vivir pensando lo que aún nos queda y disfrutarlo cómo entonces.
    Me encanta la lavanda y tus saquitos son preciosos, un detalle muy bonito.
    Un besazo y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  11. Realmente, Maribi, me ha encantado este paseo que nos has dado por tu niñez ¡casi parecía que nos llevaras al lado!
    Aquí sólo hay lavanda en la rotonda que da acceso al pueblo y no me atrevo a cruzar y "robarla"; pero cuando la estaban recortando y metiéndola en bolsas de basura ¡¡me dieron ganas de pedirles un poquito!!!
    Un besazo enorme!!
    (espero que ya no te pongas "esos" pantalones ^^)

    ResponderEliminar
  12. Muy bonitos los saquitos, la lavanda es flor muy querida y admirada, creo que hasta a los que no les gusta la flor reconocen su olor, a mi personalmente me encanta.
    Tu relato me ha recordado que aún no teniendo pueblo he vivido cosas que casi tenía olvidadas.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Los recuerdos bonitos no se olvidan!me encanta la lavanda,que suerte poder ir a recoger,yo aquí hay en los parques pero no voy a llenar la bolsa,porqué me pegarían la bronca!hay mucha gente!
    Las bolsitas que has hecho me encantan!yo también hice un biscornu con ese motivo a puntocruz,también puse el gráfico en mi blog.
    Yo llenaría la casa de lavanda,la pena es que en el balcón se me muere en macetas.
    Bss

    ResponderEliminar